El Pabellón Criollo

El Pabellón Criollo es un plato tradicional que forma parte de la gastronomía venezolana, y es reconocido como el plato nacional por excelencia. Éste es un plato que data desde la época de la colonia, y sus elementos principales son: arroz blanco, carne mechada, caraotas negras y tajadas de plátano frito.

Según se cuenta, es la reunión de “sobras” de comidas anteriores realizada por los esclavos de las haciendas, teniendo la carne, el arroz y las caraotas negras que databan de un día anterior o dos, siendo las tajadas de plátano lo único que se preparaba en el momento. Se hace referencia a que el plato representa a las tres grandes culturas venezolanas, la europea (blanco: arroz), la indígena (moreno: carne) y la africana (negro: caraotas).

El arroz blanco, se prepara ligeramente aromatizado con ají dulce, cebolla y ajo, las caraotas deben ser negras, y deben impregnarse con especias como, clavitos de olor, comino, un sofrito de ajo, ají dulce, cebolla y sal a gusto; se cocinan en agua hirviendo, pudiendo acompañarse con cerdo ahumado para darle sabor. Las caraotas se pueden comer con caldo o bien fritas, en manteca o aceite muy caliente, aunque otros las realizan con papelón raspado o azúcar.

La carne mechada o falda de res, se hierve con cebollas y sal hasta tiernizar, y poder mechar o cortar en trozos finos, luego se saltea en el aceite en el que se han salteado ajos machacados, cebollas, ají dulce picado, muy caliente, con un toque de onoto; a ésto se le añade tomate cortado, sin piel ni semillas, sal y pimienta a gusto, luego se cocina a fuego lento, con la intención de que quede suavemente jugosa, rojiza y aromática. Para completar, el plátano se corta por la mitad a lo largo y se fríe. Se distribuyen los componentes en el plato de forma decorativa y alrededor se colocan los plátanos.

En éste plato se crea un equilibrio perfecto entre todos sus componentes, tanto en color como en sabor, siendo cada ingrediente parte importante de nuestra cocina venezolana.